Qué hacer cuando no sabes qué hacer con tu vida (o con tu negocio)

Si trabajas tu marca personal, esto también te podría interesar mucho.

Desde finales de 2015, tras una continua y profunda sensación de vacío e insatisfacción a nivel laboral, he buscado incesantemente responder esa pregunta mediante decenas de formas.

Llegar a dónde estoy, creo que me ha tomado demasiado tiempo, muchos errores, pero especialmente muchos dolores. Por eso, hoy comparto una de las cosas que más me ha servido para que, si estás pasando por una situación similar, consigas respuestas en menos tiempo y (espero) con menos dolores de cabeza que yo.

#1 Empieza por definir tus valores

Los valores, querida o querido lector, no tienen solo que ver con ética o moral.

Un valor es aquello que es importante y valioso para ti. Punto.

Pero, ¿para qué sirven los valores?

Cuando no sabes qué hacer con tu vida es muy común que te sientas perdida, desorientada o bloqueada. Y, ¿sabes por qué? porque no tienes claro a dónde ir. Un norte. Un oriente (de allí que se diga des-orientada). Y, justamente es eso lo que te dan los valores, o más especificamente, te sirven para:

-Definir tus metas y objetivos en la vida (o el de tu negocio o empresa).

-Tomar decisiones. Los valores son como nuestra brújula personal.

No hay valores buenos ni malos

Seguro has escuchado: «Pepito no tiene valores». Pues, probablemente las personas que digan eso se refieran a que no tiene los valores que asociamos con lo bueno y positivo. Pero, como ya te comenté, un valor es algo que es importante para ti, y según esa definición todos tenemos valores.

Incluso un delincuente tiene valores.

Cada persona puede tener distinta definición de un mismo valor

El cómo logres tus objetivos o cómo definas tu un valor, ya es otro tema. Por ejemplo, quizás para Pepito sea importante la independencia económica y para él la manera más efectiva de conseguirla sea robando.

Deben ser tuyos, no del resto

Nunca definas tus valores solo porque la sociedad, tus amigos o tu familia, los eligen. Si haces eso probablemente te plantees objetivos y metas que no te llenen y termines sintiendo una profunda sensación de vacío e insatisfacción (como yo sentí y a veces siento cuando no sigo mis valores).

Pueden cambiar en el tiempo

Lo que es importante para ti ahora, no necesariamente lo será cuando seas madre o pasen cosas como lo que ha pasado con el coronavirus.

#2 ¿Qué valores elegir?

Aquí te comparto una lista de valores. Haz una lista con 5 o 10 valores que te sean más importantes. Desde hace cuatro años, cada fin de año hago una revisión de mi año usando áreas para definir cosas importantes para mí en cada una. Revísa este post, te puede servir.

#3 Establece objetivos en base a tus valores

De la lista que obtengas del punto #2, elige los 5-10 valores más importantes para ti.

-¿Tus acciones están alineadas con ellos?

Si la respuesta es con algunos sí con otros no, elige 3 valores de la lista de «estos no están alineados», serán los que trabajas ahora.

El paso siguiente es establecer objetivos relacionados con cada valor. Te van a salir tres objetivos, no es necesario trabajar en todos a la vez. Puedes empezar con uno y conforme avances empiezas con el otro. Trabajar en ellos te hará sentir satisfacción

Para explicarme, voy a compartir mi ejemplo.

Mis valores importantes, pero descuidados ahora son:

v1: Tener libertad financiera

v2: Tener un estado físico y mental saludable

v3: Contribuir al mundo de manera positiva

Mi objetivo relacionado a mi primer valor es:

o1: Generar ingresos económicos

Luego, toca definir las metas para cada objetivo que te salga (deberías tener 3 objetivos). Y así…

Revisa este post en el que reviso mi año usando áreas para definir cosas importantes para mí en cada una.

Hablando de valores…cuando trabajo con mis clientes y escribo los textos donde venden sus servicios o productos, siempre tengo en cuenta los valores de su negocio y marca para transmitir eso en sus comunicaciones y atraer clientes afín.

Si tienes un negocio y estás buscando ayuda con tus textos para conseguir más clientes y te ha gustado esto que has leído te invito a que te suscribas a mi lista de correos. Es gratuita y allí comparto más lecciones de ventas y anécdotas.

Suscríbete para recibir tus dosis

3 grandes lecciones poco mencionadas de Steve Jobs como líder y emprendedor

Steve Jobs como líder y emprendedor

Jobs es conocido por ser un gran líder, un exitoso emprendedor y un gran vendedor. Lo que yo desconocía es que también era rabiosamente perfeccionista (especialmente con el diseño y sencillez), que tenía una determinación de hierro y también era muy sensible (y soñador). Curioso ¿no ?

Y no solo cambió el mundo con los iphones y los ipods, sino que revolucionó seis industrias diferentes: las computadoras personales, las películas de animación (con Pixar), la música, las telefonía, las tablets  y la edición digital.

Un hombre situado en la intersección de la tecnología y las humanidades. En fin, hay muchas cosas que aprendí al leer su biografía. Pero, si tuviera que elegir tres aprendizajes de su historia como líder y emprendedor, serían éstas: Continuar leyendo «3 grandes lecciones poco mencionadas de Steve Jobs como líder y emprendedor»

¿Quieres cumplir tus propósitos de año nuevo? Antes mira esto

cumplir propósitos año nuevo

Cuando era adolescente (y hasta mis primeros 20’s para ser sincera) solía iniciar muchas dietas. Desde las que se aconsejaban en revistas para chicas hasta las que leía que le funcionaban a famosas.

Fui también a nutricionistas para que me dieran una dieta a medida. Sin embargo, no lograba bajar de peso sin quedar casi anémica (a pesar de tener sobrepeso). Y es que desconocía algo importante.

¿Quieres saber qué era y su relación con plantearse propósitos de año nuevo que se cumplan? ¡Continúa leyendo!  Continuar leyendo «¿Quieres cumplir tus propósitos de año nuevo? Antes mira esto»

La Revisión de mi 2018 (y propósitos de año nuevo)

Desde el 2016 llevo haciendo una revisión del año que termina, Como he visto que me ha resultado de mucha utilidad pues me permite seguir con lo bueno y aprender de lo que no ha resultado también, he seguido haciéndolo.

Te animo a ti también a hacerlo (de hecho ya estoy preparando un artículo sobre ello). Y ahora, paso a compartirte el mio esperando que te sirva como inpiración ;).

  1. Mis Logros y lo mejor que ha pasado
  • Mejoré mi relación con el dinero (me deshice de muchas creencias limitantes/inefectivas)

He de confesar que mi relación con el dinero nunca ha sido de lo mejor que digamos. No porque lo administre mal (que hay un poco de verdad) sino porque siempre he sentido que me ha faltado, y me he restringido de «cosas» y experiencias (oh si! tacaña detected! jajaja).

En el mundo de desarrollo personal y espiritual se habla de la abundancia (no solo en términos económicos) y lo relacionada que está con nuestra autoestima. Sí, se que puede sonar raro, más adelante si gustan puedo hablar de cómo yo lo entiendo. En fin, estaba interesada y justo ví un curso de abundancia con descuento, así que me apunté.

He de decir que superó todas mis expectativas. Yo partía casi de «cero», así que todo fue una sucesión de «wao’s». Me sorprendí de todas las creencias limitantes que desconocía que yo tenía y también aprendí de la importancia del lenguaje que usamos alrededor del dinero.

Lo que más me sorprendió fue ver que muchos de los conceptos de la mentalidad de la que se hablaba los pude ver en práctica entre las personas de mi círculo a las que les iba bien! No tengo como probarlo científicamente, pero lo probé y como veo que me sirve, sigo con el.

  • Empecé a invertir (más) en mi

Como comenté en el punto anterior, mi mala relación con el dinero y las creencias limitantes que tenía sobre éel hacía que me restringiera de comprar cosas y eso incluía conocimiento y buscar ayuda más personal.

Tomé un fabuloso curso presencial de mindfulness, yoga y meditación especializado para la ansiedad con la genial Jessica Vega Puch. También, en un momento de desesperación (risas), hice que me leyeran mi carta astral enfocada a mi propósito(s) de vida. Salieron cosas muy itneresantes.

Y en octubre, luego de resistirme mucho, decidí iniciar terapia psicológica por primera vez en mi vida.Para ser sincera desconfiaba mucho de los psicólogos, pero creo que ha sido la mejor decisión del año. En el centro al que voy, no vas y hablas de tu vida (solamente). Vas y te enseñan a resolver problemas y te dan herramientas. Llevar terapia no es barato, pero lo tomo como una inversión.

Para terminar, quiero destacar el curso que me apunté en diciembre con una persona que admiro mucho. Va de cómo crear negocios online paso a paso.

  • Retomé mi blog y publiqué un post mensual desde Abril de este año

Me propuse de meta y lo cumplí. Continuaré con la meta pero desde Febrero de 2019.

  • Lanzé (al fin) una idea de negocio que tenía en mente desde hace años

En Julio decidí lanzar MyFoodally. Mi idea era compartir recursos e información para tener una vida saludable a mujeres que tenían mucho sobrepeso (yo casi tuve obesidad mórbida) y que se refugiaban en la comida. Información que a mi me habría gustado tener. Planeaba tener una tienda online y física y ser un nexo entre buenos especialistas y las mujeres interesadas.

Pero, me di cuenta que ese era solo un interés y y que yo no quería hablar de ello en esta etapa de mi vida. Sentí que fracasé y entré en depresión como te conté aquí. Gracias a dios, esto fue una de los motivos para empezar terapia. Además aprendí tanto con esto que mi próximo proyecto lo haré todo lean (de a poquitos).

  • Estoy aprendiendo cómo relacionarme de manera hábil con los demás, mejorar el manejo de mis emociones y ser más compasiva conmigo misma (oh si!)

Les juro que no entiendo porque nunca antes aprendí esto. No sé si era una mezcla de terquedad, desconocimiento, desconfianza y lo mucho que cuesta pedir ayuda. En fin, esto lo estoy aprendiendo en el centro donde llevo terapia psicológia en el módulo de relaciones interpersonales.

  • Conseguí una pasantía en Marketing digital en Brasil

Como mi idea de negocio no salió como esperaba, decidi irme a probar mi otro interés. Y en parte reiniciar mi vida. Como quería matar dos pájaros con un tiro. Escogí irme a mi amado Brasil. Será mi primer viaje al extranjero y sola.

 

2. Lo que no ha salido tan bien:

  • Aún no tengo ingresos suficientes y mis gastos excedieron mis ingresos

Principalmente por no tener aún un «trabajo» y por la inversión que hago en mis terapias.

  • He descuidado mi salud

No he dormido bien y volví a comer para regular mis emociones (lo que llamamos comer por ansiedad). Como consecuencia, subi de talla de ropa ;(.

  • He tenido casi nulo Ocio y diversión

Casi no he salido ni  he visto a mis amigos. De esto no me di cuenta sino hasta hacer esta revisión. Y creo que esto es fundamental porque fue un factor que influyo a mi estrés y depresión de setiembre.

  • A finales de año dejé de practicar meditación

Como conté luego de las clases con Jess, estuve practicándolo con regularidad. Pero luego entré en depresión, no tuve ganas de nada y perdí el hábito.

Ahora con estos dos puntos, puedo decidir en qué trabajar, a qué enfocarme (mis objetivos) el 2019. O como le llaman, mis propósito de año nuevo:

  1. Conseguir un trabajo y empezar a generar ingresos para Abril.
  2. Incluir más actividades de ocio y relajo
  3. Bajar mi % de grasa corporal

Qué hare para lograr estos objetivos creo que ya haría muy largo este artículo, pero si les interesa podría incluirlo ;). ¡Feliz nuevo año a tod@s y muchísimas gracias por tomarse un tiempo para leerme y comentar! 😉 :3

Sobre ahorrar para dejar de ser pobre

Ahorrar. A-ho-rrar. ¿AHORRAR? ¿Es en serio? me pregunté a mi misma.

Lo hice luego de escuchar decir al locutor de una de las radios más sintonizadas de Lima, lo siguiente:

«Señora ¿y usted cuánto dinero tiene en su billetera? Seguro que ya no le alcanza para el mes. Y es que según «X» encuesta la pobreza en el Perú ha aumentado. Hay que empezar a ahorrar, señora». Decía

Debo admitir que hasta hace poco hubiese pensado lo mismo (un #bitchslap por eso). Si no fuera por lo que aprendí últimamente y sobre todo de conversar y observar a personas que les va bien económicamente.Y no digo que esté mal controlar los gastos o «medirte» con ciertas cosas. Pero solo eso no arregla el «problema». Eso es lo que la mayoría haría y ya por allí vamos mal. Además, ahorrar no mueve la economía.

La pregunta que deberías hacerte es ¿cómo genero más fuentes de ingreso?¿cómo puedo tener más plata? o ¿cómo genera la misma cantidad de dinero con menos esfuerzo? Eso es más importante. Es ir más allá. Al inicio puede no ser tan fácil. Pero se trabaja como cualquier músculo del cuerpo.

Finalmente, aquello en lo que te enfocas, se expande. Así que enfócate en cómo tener más dinero o cómo ganar lo mismo con menos esfuerzo en vez de gastar energía solamente en «cómo gasto menos» o «cómo ahorro».