Me siento más aprendiz que nunca

«¿Qué carajos me está pasando? ¿Por qué me preocupo por estas cosas? ¿Por qué no soy como el resto de personas?».

Me he venido preguntando una y otra vez estos últimos tres meses cada vez que vienen pensamientos de crítica o de pánico que me paralizan y no me dejan avanzar. Estos episodios y la forma en que he estado responiendo a ellos, me han llevado a decidir tomarme un break con mi recién lanzado proyecto My Foodally (MFA).

Debo admitir que hacer público esto me da mucho miedo por tres cosas: miedo a la crítica y el  qué dirán, el  miedo a fallar/equivocarme (de nuevo) y que aún no podré independizarme económicamente como esperaba.

[1] Miedo al que dirán pues acabo de lanzar mi projecto y al poco tiempo le estoy (casi) diciendo «adiós» (y para colmo anuncié su lanzamiento con bombos y platillos. Era pues «mi gran proyecto»). Y también el miedo a que algun@s amigas  piensen dentro suyo o me digan: «no has cambiado, sigues siendo una indecisa».

[2] Miedo a fallar porque pensé que ya había encontrado una idea de a qué dedicarme en la vida, algo que me acercaría a mi propósito en la vida. Este mismo miedo me llevó a rumiar y decirme a mi misma que era «un desastre y nunca encontraría nada a qué dedicarme». Si bien mi parte racional me dice que el equivocarse es parte del camino (que en realidad no es equivocarse es ir ajustando, pivotando hasta dar con la idea), esta no logra acallar a la otra vocecita.

[3] Miedo y verguenza por aún no independizarme económicamente. Aún no genero ingresos yo sola y esto para ser sincera me averguenza muchísimo. Yo pensaba abrir una tienda online de productos saludables con MFA a corto-mediano plazo. Y a largo-mediano plazo, dictar talleres, crear infoproductos y así con el tiempo independizarme.

Expuestos mis miedos, ahora quiero discúlpame contigo si de alguna forma esperabas más de este projecto. Yo también, créeme. Lo mínimo que creo que debo hacer es explicar el por qué de este break. Son dos motivos.

El primero es que llevo casi tres meses pasando por un periodo de ansiedad FUERTISIMO y siento que he retrocedido en mi desarrollo personal. No es que antes estuviera al 100% bien. Mi ansiedad es una de las cosas que más me cuesta manejar. Sin embargo, hace unos meses había llegado a un punto en el que me encontraba relativamente bien que hasta me sentía validada para hablar de bienestar.

Pero con todo esto que me está pasando no me siento para nada validada. Si por un momento me creía algo «experta», ahora me siento más aprendiz que nunca.

Excepto por mi crisis existencial del 2015-2016, nunca antes  me había sentido tan jodidamente mal. Me deprimo continuamente, lloro sola, estoy hipersensible, pienso que me van a atacar, o me van a robar, vivo en modo alerta casi 24/7, no duermo bien, no pienso bien, ni ganas tengo de hacer ejercicio ni cuidar mi alimentación, algunos días me obligo a levantarme. Incluso un día de la semana pasada pensé que necesitaba ser internada y que estaba volviéndome una demente. Literal!

Y todo esto pasó a pesar de que en Mayo de este año había tomado un curso de mindfulness aplicado a la ansiedad. Ni ganas tenía de hacer las respiraciones y ya ni se diga meditar. La ansiedad me dejaba paralizada y desmotivada. Tenía que obligarme a practicar las respiraciones al menos unos minutos (no me reconocía a mi misma hace tan solo unos meses los hacía con todo el gusto del mundo). Lo que hacía que me frustrara aún más supongo que porque espero demasiado de mi misma.

De todas formas, no imagino que habría sido de mi sin las herramientas que aprendí en el taller y por mi cuenta. (Les confieso que también pienso en los famosos y los ataques de depresión que tienen y que a mi solían parecerme exagerados y tan lejanos). Esto solo lo sabía hasta hoy mi sobrina (que es como mi hermana) a quien se lo conté hace unos días y ahora ustedes. A mis amigas, por diversos motivos, no he tenido oportunidad de verlas y contarles. Además me apena cargarlas con problemas ajenos que ya muchos deben tener con los suyos. Mi familia no lo sabe, además no sé si me entenderían.

Pensaba que como en aquella crisis, con ayuda de libros y formaciones, saldría adelante. Pero me estaba costando mucho. Sentía y siento que me hundía/o cada vez más. Lo que más me molesta es no saber la causa. En mi primera crisis sabía más o menos que tenía que ver con mi frustración profesional, pero ahora «¿qué carajos me pasa?¿por qué no soy como el resto de personas que parecen no preocuparse por estas cosas?» Me pregunto una y otra vez cuando estoy rumiando. Y también juzgo el sentirme así lo que a su vez hace que caiga en un circulo vicioso.

Quizás es que no esté ocupada y por eso ande «pre-ocupada», pero no creo. En agosto estuve trabajando casi de lunes a domingo. Estuve ocupada y aún así me sentía mal. No tanto como estas últimas semanas, pero ya empezaba esa chispita.

No sé a qué se deba el que mi ansiedad se haya disparado y que esté pasando por periodos de depresión. Quizás los robos seguidos que sufrí, o el estrés acumulado y que yo no había notado. En fin, todo ello me llevó a decidir buscar ayuda profesional y empezar terapia psicólogica por primera vez en mi vida (a la fecha voy tres sesiones). Soy muy desconfiada con los profesionales de la salud, pero no podía negarme al menos a probar. Como dice Borja Vilaseca «No te creas nada, verifícalo».

El segundo motivo es de m no me sentía cómoda con el rumbo que había tomado MFA. En este momento no siento las ganas de hablar de qué comer, cómo cocinar, cómo motivarse para comer sano o ejercitarse, etc. Como compartí en mi historia me interesan mucho estos temas, los conozco y por ese motivo pensé crear un negocio en base a ello, pero…

siento que eso es parte de mi pasado. Siento como si hubiese tocado estos temas demasiado tarde.

Lo que siento ahora son ganas de hablar de lo que me está pasando y perturbando en este momento y lo que voy descubriendo para lidiar con ello. Así que por el momento me tomo un  break con MFA. Y aqui en mi web personal empezaré a probar y compartir mi «nuevo» camino. Voy a hacer una revisión de mis objetivos y pronto empezaré a compartir información de forma ordenada. Confío en que en ese camino encuentre a qué dedicarme en la vida acorde a mi propósito de vida. Siempre tengo en mente estas palabras de Christian Korwan cuando pienso en que estoy fallando y no avanzando:

“Empieza, no te queda otra, quedarte pasiva e inactiva mirando desde la barrera si que no te acerca a nada… ir avanzando, escribiendo, corrigiendo, pivotando, si que te hace avanzar… quizás tengas que redireccionar, pero sin lugar a dudas, te pondrás en marcha y te acercarás a tu meta”.

Foto por averie woodard.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *